¿Cómo aprender shibari de forma segura?

La primera gran verdad que tienes que saber antes de empezar tu aprendizaje de la técnica del shibari es que NO consiste en aprender a hacer nudos ni figuras complejas con las cuerdas.

La segunda gran verdad es que se trata precisamente de una técnica, no de un talento. Por lo que no importan ni tu habilidad ni tu condición física (obviamente dentro de unos amplios límites). Los resultados que obtengas serán proporcionales a tu esfuerzo y dedicación.

Además, debes tener en cuenta que la práctica del shibari entraña riesgos. Hacerlo sin las garantías necesarias puede provocar desde lesiones físicas a problemas en las relaciones o, peor aún, situaciones de abuso.

Con todo esto en mente y sobre todo, para minimizar los riesgos de la práctica erótica del shibari una formación de calidad es fundamental.

En internet es fácil encontrar tutoriales y guías que casi siempre se centran en cómo hacer tal o cual nudo o figura con las cuerdas. Eso puede estar muy bien si tu intención es hacer un nudo o una figura con cuerdas, pero no sirve de nada si lo que quieres es mantener una interacción erótica satisfactoria con otra persona.

En muchas poblaciones, especialmente en sexshops o locales sociales faltos de ideas y público, se ofertan talleres de shibari exprés. Estos en su publicidad anuncian que en unas pocas horas te enseñarán los secretos, la historia, y podrás realizar tal o cual figura más o menos compleja.

Eso es inviable. Hacer figuras complejas, o incluso aprender a hacer nudos relativamente sencillos requiere de tiempo. Tiempo de estudio, tiempo de práctica y tiempo para que se asienten los conocimientos. No es posible que en dos, cuatro, o seis horas aprendas nada que perdure en el tiempo como para llevarlo con éxito y satisfacción a una interacción erótica sana.

Añade como requisito que la persona que te va a enseñar tenga la necesaria formación, así como experiencia y trayectoria demostrables. En este sentido el shibari es un poco como las artes marciales, cuanto más cercano a la fuente original de la técnica este la persona que te enseña, más fiable será su enseñanza.

En el shibari no hay ningún elemento gratuito o innecesario, si quien te enseña no sabe responder a un solo “por qué” o sus respuestas son del tipo “porque lo digo yo” o “porque si” que te devuelva el dinero, te está estafando.

Igualmente, si quien enseña tan solo lleva unos pocos años, pero tiene un currículum muy extenso, por buena que sea su intención no tuvo tiempo material para procesar y experimentar todo lo aprendido. Cuidado con las buenas intenciones. En España hay un refrán que dice que "de buenas intenciones están las sepulturas llenas".

La experiencia y el sentido común nos dicen que la forma apropiada de aprender shibari es mediante clases presenciales con continuidad en el tiempo. Para adecuar la adquisición de conocimientos a tus capacidades y poder evolucionar y avanzar de acuerdo a tu disposición y disponibilidad para dedicarle tiempo y dedicación.

Los soportes online y offline como cursos, clases, vídeos y lecturas son un magnífico complemento. Pueden servir para adquirir la base teórica, para repasar técnicas vistas en presencial, o para tener ideas que llevar a la propia vivencia personal. Pero no pueden reemplazar a la formación presencial.

En Kinky Club ofrecemos formación presencial continuada y personalizada. Adaptada a tus tiempos, tus habilidades y sobre todo, a tus intereses.

Contamos con un dojo en Gijón abierto los 365 días del año y una plataforma online para complementar vuestra formación tanto con grabaciones y documentación como con la opción de realizar consultas en vivo mediante videollamada.

Puedes ver más información aquí sobre nuestras clases presenciales, sus contenidos y metodología

Clica aquí para conocer nuestra plataforma online.

Únete a nuestro canal de Telegram

Recibe en tu teléfono información sobre nuestra actividad y el mundo del shibari kinbaku con total respeto a tu privacidad (no necesitamos ni tu nombre ni tu número ni tu correo)